Thelma Fardin y su difícil situación económica: "No pagué el alquiler este mes, ¿quién me va a contratar?"

La actriz le contó a Oh la la! cómo cambió su vida tras denunciar penalmente a Juan Darthés por violación.

Thelma Fardin contó cómo cambió su vida tras la denuncia contra Juan Darthés.
Thelma Fardin contó cómo cambió su vida tras la denuncia contra Juan Darthés.

La decisión de Thelma Fardin de presentarse ante los medios para contar la denuncia penal que realizó contra Juan Darthés por violación en Nicaragua cambió la vida de la joven actriz.

Ese cambio incluye una difícil situación económica, que Thelma le contó a la revista Oh la lá!, que la tiene como la protagonista de su más reciente portada dedicada al mes de la Mujer.

“Hay una fantasía de que mi millón de seguidores en Instagram es un millón de pesos o dólares en mi cuenta. A ver..., no pagué el alquiler este mes. Ya se está resolviendo, no es que voy a estar en la calle mañana, pero mi rol conlleva un montón de otras situaciones: quién me sostiene emocionalmente, quién me presta plata en estos dos meses que yo no podía trabajar, porque... ¿quién me va a contratar en este momento como actriz?”, aseguró Fardin.

Además se refirió al lugar que ocupa desde que realizó la denuncia contra Darthés, que se fue a vivir a Brasil: “Me hago cargo de mi rol en este momento. ‘Me hago cargo’, suena a que me pesa, pero ya no me pesa. Encontré un equilibrio, no lo siento solo sobre mi espalda, porque estoy acompañada, asesorada, preguntando todo el tiempo”.

"Mi rol conlleva un montón de otras situaciones: quién me sostiene emocionalmente, quién me presta plata en estos dos meses que yo no podía trabajar, porque ¿quién me va a contratar en este momento como actriz?"

La actriz brindó un dato estremecedor: “Esta movida no se generó desde el querer castigar, no era ‘Yo voy a estar bien si logro el castigo’. Pero me gustaría que mi caso fuera ejemplificador, que sentara un precedente: de 1000 casos que suceden, solo 100 se denuncian y solo 1 o 2 llegan a condena”.

Y cerró con un mensaje potente para las víctimas: “A todas esas mujeres y hombres que pasan por situaciones como la mía: no nos tenemos que quedar tirados y llorando, la herida está, pero cuando hablás, ya no es una herida abierta. Al contrario, cuando hablás la estás sacando, en ese sacarla permitís que empiece el proceso de cicatrización”.