Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Daniel Ambrosino contó la última reunión de Intrusos en la que explotó en llanto y renunció: "Fue algo visceral"

El periodista reveló que no pudo contener las lágrimas durante un zoom de la producción. La reacción de sus compañeros.

Daniel Ambrosino habló de la reunión en la que decidió renunciar a Intrusos.
Daniel Ambrosino habló de la reunión en la que decidió renunciar a Intrusos.

Después de 20 años en Intrusos, Daniel Ambrosino pateó el tablero y anunció su renuncia al ciclo que conduce Jorge Rial en América.

En diálogo con Clarín, Ambrosino contó detalles del momento bisagra en el que tomó la decisión de irse… ¡en plena reunión de producción por zoom!

Al ser consultado sobre cómo comunicó su determinación de renunciar, Dani reveló: “El viernes tuvimos una reunión de producción por Zoom con los ejecutivos y gerencia, para ajustar cosas de producción. En el arranque de la charla me preguntaron cómo estaba y ahí me salió todo. Les dije que no estaba bien, que no estaba contento. Yo me puse a llorar, Anita Guevara que es la productora se puso a llorar, Julián León que es el otro productor abrió los ojos como dos huevos fritos, y nadie sabía qué decir. Fue algo visceral, me salió de adentro: ‘No estoy feliz’”.

"En el arranque de la charla me preguntaron cómo estaba y ahí me salió todo. Les dije que no estaba bien, que no estaba contento. Yo me puse a llorar"

El querido periodista explicó qué significa “no estar feliz” en la tele: “Cuando ya no tenés la pasión, el fuego de siempre. Yo soy un tipo de acción, soy de salir con la cámara, armar notas, la calle, soy un productor nato. Y esto quizás es un desgano, no es fácil estar 20 años en un lugar y mantener la adrenalina a tope. Yo creo que fue un desgaste”.

Además, Ambrosino contó que la polémica partida de Marcela Tauro tras una discusión con Rial al aire terminó afectándolo: “Y... A mí la salida de Marcela me afectó muchísimo. Primero porque era una figura importantísima con un gran peso periodístico. Y segundo porque como compañero y amigo me afectó, compartimos de todo durante 18 años. Es muy fuerte que se vaya una persona que uno quiere, que comparte lo cotidiano y uno extraña. Terminaba Intrusos y nos íbamos a almorzar o merendar, todos los días, a hablar de la vida, a reírnos, pelearnos, bromear”.