Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Alejandro Fantino y la angustia que vivió al ver La odisea de los giles, película sobre la crisis de 2001

El conductor contó en Animales sueltos las sensaciones que provocó el film de Ricardo Darín.

Alejandro Fantino contó en Animales sueltos que se angustió al ver La odisea de los giles: "En el cine los de más de cincuenta llorábamos"

En el comienzo de Animales sueltos, antes de adentrarse en la actualidad política, Alejandro Fantino compartió en el ciclo la congoja que provocó los espectadores de una sala de cine y de él mismo La odisea de los giles, la exitosa película dirigida por Sebastián Borensztein que protagonizan Ricardo Darín, Luis Brandoni, Rita Cortese, Verónica Llinás y un gran elenco.

“El viernes fui al cine a ver a la trasnoche, después de salir de acá, La odisea de los giles. El cine estaba bastante completo y yo no sabía de qué se trataba. Habla del 2001 y de la guita que nos quedó a la mayoría, un poco más o un poco menos, que están viendo el programa en el corralito y muchas estafas de bancos que ya sabían la que se venía y de todas formas te encarnaron para que dejes la guita ahí adentro”, empezó contando el conductor.

"Un muchacho en el cine al lado mío se largó a llorar de una manera y yo me largué a llorar también".

“La mitad del cine serían mayores de cincuenta años y en un momento dado al lado mío del lado del pasillo había un muchacho de esa edad con la mujer. Se largó a llorar de una manera y yo me largué a llorar también porque entre que la película me golpeaba y este que lloraba al lado. Mostraban imágenes de las protestas por el corralito y miro que uno de atrás, un tipo de barba de unos cuarenta años, también estaba llorando. Y también una señora y así”, reveló.

"Me pone mal y me genera una angustia porque no es que nos estaba haciendo llorar una película, sino la angustia que nos removía la incertidumbre actual".

“Me pone mal y me genera una angustia porque no es que nos estaba haciendo llorar una película, sino la angustia que nos removía la incertidumbre actual. Los de más de cincuenta llorábamos y los más pendejos no es que pochocleaban, pero miraban lo que pasaba”, relató. Romina Manguel, panelista del ciclo, hizo una acotación al relato del conductor: "Sebastián Borensztein, director de la película, contaba que pasaba esto, que la gente llora, putea en el cine y que se da como una rara interacción con la pantalla. La gente recuerda y se indigna", detalló.

Mientras que Alejandro Fantino reflexionó sobre las sensaciones que dejó aflorar el film: “No llorábamos por la película, que tenía material de archivo de la tele que vimos millones de veces, pero se ve que se conjuga en estos días de idas y vueltas todo lo que nos está pasando. Creo que llorábamos por eso”.