Joaquín Sabina: "No quiero alimentar más esa caricatura del borracho"

El español está cansado de quedar como la Rock star fracasada. Sólo quiere "escribir buenas canciones". ¿A qué se deben sus declaraciones?
El músico español Joaquín Sabina afirmó en una entrevista publicada hoy por el diario peruano El Comercio que no quiere "seguir alimentando esa caricatura del borracho que sale de los bares de madrugada".

El cantautor natural de ébeda, que el próximo 2 de junio realizará un concierto en la capital peruana como parte de la gira de presentación de su último disco, "Vinagre y rosas", valoró que para seguir siendo Joaquín Sabina lo único que tiene que hacer es "escribir buenas canciones".

En la entrevista, reconoce que sus canciones "nacen de determinados cataclismos sentimentales", ya que sin ellos no se le ocurre nada. "Ese sentirse domésticamente bien te hace sentir espantosamente mal a la hora de escribir canciones", explicó el autor de "19 días y 500 noches".

Y es que, para el músico español, no existen canciones de amor que sean felices: "La felicidad en el amor se vive, no se cuenta. Sería insultante hacer canciones así", afirmó.
Sabina, que afirmó que le gusta visitar Lima porque por ella puede pasear "con toda tranquilidad" y que disfruta el carácter de sus fanáticos peruanos, defendió los conciertos en pequeños escenarios, en contraposición a los grandes espacios, que en sus propias palabras "ya no parecen conciertos de música, sino celebraciones tribales".

"Mi intención es hacer conciertos más razonables, más pequeñitos", agregó.
El artista también reconoció que a Lima, ciudad que visita una o dos veces al año, le debe una canción.

"A mí me gustaba la Lima la horrible de (el escritor) Salazar Bondy antes de conocer a mi novia (natural de esta ciudad). No sé por qué, en ese momento el caos limeño parecía tener cierto parentesco con el caos de mi alma. Por eso Lima me enganchó", afirmó el músico.

Fuente: EFE