Objetivo: ser la mujer más gorda del mundo

Donna Simpson (42) ya pesa 273 kilos pero le parece poco. La mujer, de 42 años, vive en Nueva Jersey, Estados Unidos, pesa unos livianitos 273 kilos y viste atuendos de talla XXXXXXXL. Ahora tiene una meta en su (ejem) vida): está decidida a duplicar esa cifra para convertirse en la mujer más gorda del mundo.

Su enorme corpulencia evita que pueda moverse con facilidad, al punto de que está obligada a utilizar un scooter para poder ir a hacer las compras. Pero, a pesar de todo, insiste en que su salud está bien.

Para alcanzar su objetivo, Donna se propueso consumir hasta 12 mil calorías por día (cuando lo recomendable es solo 2.000), para lo cual debe realizar un desembolso de 750 dólares semanales, que corren por la cuenta de los visitantes de su página web, quienes pagan por verla comer.

"Yo amo comer, y la gente ama verme comer", dijo Simpson según la página web de Daily Mail. "Hace a la gente feliz, y no estoy haciendo daño a nadie". Y bueh.