Homero beatnik

En su nuevo libro, el escritor Sergio Olguín lleva a sus personajes de Lanús a vivir una aventura yanqui. "Soy adicto a la TV norteamericana, pero con mirada crítica", dice.

Tres jóvenes argentinos oriundos de Lanús, Ariel, Pablo y Ezequiel, van en intercambio al Medio Oeste norteamericano, donde, en vez de vivir locas aventuras al estilo American Pie, descubren una realidad mucho más aburrida: los valores religiosos, los comportamientos políticamente correctos y los prejuicios anti-inmigratorios les tiran abajo la ilusión. En el medio, claro, hay amor y aventuras. 

Ese es, básicamente, el argumento de Springfield, la nueva novela de Sergio Olguín. Y quienes hayan leído El equipo de los sueños ya saben de qué estamos hablando: en ese tomo, Ariel, Pablo y Ezequiel hacían las mil y una en Villa Fiorito para recuperar la pelota con la que Diego Maradona había hecho sus primeros jueguitos y que él mismo le había regalado hacía muchos años al papá de la novia de Ariel. Robada por Los Gardelitos, la pandilla más dura de la villa, la pelota iba a ser rescatada por los tres mosqueteros de Olguín. El equipo... tuvo un suceso inesperado en Europa: con ediciones en Alemania, Italia y Francia, llevó a su autor a presentarlo en la tierra del Mundial 2006 mientras a los once de Pekerman se les escapaba la gloria.

Dueño de una narrativa costumbrista plagada de aventuras, entre Fontanarrosa y Emilio Salgari, Sergio Olguín entra en la categoría de autores de novelas para jóvenes, tanto como para adultos: así lo hizo con Filo (donde un triángulo de amor y crimen hacía base en la sede de Puán de la U.B.A.) y con Lanús (su primera novela). Antes, había fundado y dirigido la mítica revista V de Vian. Ahora, lleva la batuta en La mujer de mi vida. Con Springfield, revela que también está listo para su primera road movie (¡aún cuando trazó las peripecias de sus personajes en la Ruta 66 gracias a los datos que se bajó de Internet!).