Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Rodrigo Lussich contó la experiencia paranormal que vivió: "Me estaba muriendo, alguien me salvó la vida y desapareció"

El periodista dio a conocer un hecho inolvidable que vivió y aseguró que quién lo ayudó fue un ángel de la guarda.

Rodrigo Lussich relató la impresionante experiencia paranormal que vivió: "Dios no quiso llevarme en ese momento"

Rodrigo Lussich relató la experiencia paranormal por la que pasó y gracias a la cual hoy está vivo. El periodista reveló que después de ser atacado por un perro en la vía pública alguien apareció para evitar que se desangrara pero de inmediato, y sin explicación, desapareció.

“Yo paseaba a mi anterior perro, un labrador, y se trenzó con un dálmata, y yo pongo la pierna para separarlos. El dálmata me muerde y me perfora la arteria femoral y empieza un sangrado con el cual pude haberme desangrado en cuestión de minutos”, comenzó el conductor de Intrusos.

"Yo estaba paralizado por la situación, sentí que me moría y no podía hacer nada. Literalmente me estaba desangrando pero Dios no quiso llevarme en ese momento, no era mi hora. Yo tenía colgado un pulóver en los hombros porque estaba refrescando. Yo no reaccionaba. Alguien apareció de la nada, me desanudó el pulóver y me hizo un torniquete que me salvó la vida"

Luego, el periodista detalló cómo fue pasar por ese momento de conmoción y sufrimiento: “Yo estaba paralizado por la situación, sentí que me moría y no podía hacer nada. Literalmente me estaba desangrando pero Dios no quiso llevarme en ese momento, no era mi hora”.

Entonces, fue allí cuando Rodrigo contó que se le apareció alguien y le hizo un nudo con un pullover en la herida. “Yo tenía colgado un pulóver en los hombros porque estaba refrescando. Yo no reaccionaba. Alguien apareció de la nada, me desanudó el pulóver y me hizo un torniquete que me salvó la vida”, reveló en la emisión de América

Finalmente, Lussich concluyó que siente que fue un enviado de Dios: “Cuando miré alrededor a ver quién me había ayudado esa persona había desaparecido. Fue un ángel de la guarda, alguno de mis abuelos. No podría especificar quién, pero alguien bajó, me puso el torniquete, desapareció y me salvó la vida porque yo me desangraba”.