Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Coronavirus: decir palabras con las letras T, P, B y D aumenta el riesgo de contagio

Así lo explican dos investigadores. Usar esas consonantes incrementa la diseminación de microgotas de saliva.

Coronavirus: decir palabras con las letras T, P, B y D aumenta el riesgo de contagio
Coronavirus: decir palabras con las letras T, P, B y D aumenta el riesgo de contagio

Nuevas noticias, y no del ámbito médico, aportan mayor información sobre la pandemia. Y es que ahora advierten que decir palabras con “t”, “p”, “b” y “d” aumentaría el riesgo de contraer coronavirus.

¿La razón? Pronunciar palabras con estas consonantes “genera y disemina una mayor cantidad de microgotas de saliva que el resto de las letras”.

Ese fue el resultado que arrojó una investigación científica, que alerta sobre el alto riesgo de contagio de Covid-19 mientras se mantiene una conversación cara a cara o con una distancia menor a los dos metros.

Así lo determinaron Manouk Abkarian, de la Universidad de Montpellier, en Francia, y Howard Stone, de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, autores de este estudio. Los resultados de la investigación fueron dados a conocer en la revista Physics.

Allí, los especialistas advirtieron del peligro que puede implicar usar ciertas palabras y enfatizar algunos pronunciamientos. Esta investigación hace mención a las consonantes oclusivas comunes, que son aquellas en las que el sonido se produce obstruyendo y luego liberando la salida del aire. Este tipo de sonidos son implementados por el 95 por ciento de los idiomas más hablados del mundo.

“El habla es una vía potente para la transmisión viral en la pandemia de Covid-19”, detallaron los expertos, que utilizaron una cámara de velocidad para su investigación. Para demostrar los resultados de este estudio, los investigadores publicaron un video en el que se puede ver cuando un sujeto estudio pronuncia la sílaba “pa.

Es entonces cuando es posible detectar como se forma una película de saliva entre sus labios, que luego se separa de la boca en una serie de filamentos que quedan tensionados. En milésimas de segundos, la fuerza del aire hace que esos hilos se desprendan para romperse en una línea de gotitas.