La escalofriante confesión de un millonario: "Los maté a todos, por supuesto"