El creacor de Facebook llegó a Los Simpson