Diego Maradona, a las piñas con un muñeco