Victoria Vanucci, ¿ángel o demonio?