Mientras todos hablan de él, Nicolás Cabré se refugia en su trabajo en España