Marcelo Tinelli despide el 2012 jugando al fútbol con amigos