La intimidad de la fiesta de los Personajes de Gente: chimentos, encuentros inesperados y muchas selfies