Alina Moine, la diosa de Fútbol Permitido