Top Five de las famosas que cantan

Dejaron de lado su rol de sex symbol y se metieron en el mundo de la música. ¡Chicas, vuelvan a lo de antes!
Hay mujeres que pintan para una cosa y luego desvían su carrera, de tal forma, que terminan haciendo cualquier otra. De la pasarela al escenario hay un solo paso. Lo triste es que muchas de ellas no tienen condiciones para cantar, pero igual lo hacen. En fin, esta semana te presentamos el Top Five de las famosas que cantan.

En primer lugar está Lucianita Salazar. De verla con poca ropa en la televisión o en alguna producción de fotos al escenario. Es que de un día para otro la vedette quiso dejar de lado su condición de sex symbol y se dedicó a la música. Luli, por el bien tuyo y el nuestro, volvé a la normalidad.



A otra muchachita que se le ocurrió cantar es a Belén Francese. En lo que a negocios se trata, la "cantante" es muy ágil. Se asoma el Mundial de Sudáfrica y ella no tuvo mejor ocurrencia que hacerles una canción a los muchachos del seleccionado argentino. Claro, la rubia, para mejorar día a día, se entrena con un coach de mucha experiencia, el de las Electrostars.



¿A alguien se le podría ocurrir que Paula Volpe lance su carrera como cantante? Creo que a nadie, ni a ella. Pero Paula lo hizo y con un hitazo: "Cachá el hacha, cortate las bolas y hacete un Tiki Taka". Resulta que la ex del mago Manuel salía con un muchacho que se las traía. El afortunado la hizo cornuda y ella no tuvo mejor ocurrencia que soltar sus sentimientos mediante la música. Un verdadero papelón de la televisión.



Mariana de Melo también inculcó un hit en la cultura argentina. Ella participaba en "Patinando por un sueño" en Showmatch y bien no le fue. Es más, se la pasaba llorando. Ups, se le prendió la lamparita y vio el negocio. Grabó el hit "La llorona" en su primer trabajo discográfico.



Nadie se imaginaba a Ileana Calabró cantante. Pero guste o no, la vedette fue un éxito. Su primer trabajo "Iliana, la morocha Argentina" fue disco de oro en tan solo una semana. Es muy discutible su labor en el escenario, pero su apego al público no se puede cuestionar.