Tiene 17 años y el cuerpo de un bebé

Brooke Greenberg es una adolescente británica que pesa sólo siete kilos y mide 75 centímetros de altura. Se cree que es el único caso del mundo.
La historia de Brooke Greenberg llamó la atención de todos. Y es que es una adolescente británica de 17 años con cuerpo de bebé: todavía dientes de leche, pesa siete kilos y mide 75 centímetros.

Según The Times, por fuera Brooke no envejece y por dentro sí. De hecho ya sufrió varias complicaciones, entre ellas, infartos cerebrales, espasmos, úlceras y dificultades respiratorias.

Los expertos creen que la joven tiene una serie de déficits en los genes implicados en el envejecimiento y que si identifican estas variaciones, se podría llegar a conocer algunas de las claves de la vejez.