El Regreso de Año

Después de un año y medio, y bajo una lluvia interminable, casi 40 mil personas fueron al estadio de Vélez para festejar el cumpleaños y la vuelta a los escenarios porteños de Charly García. Ciudad.com estuvo ahí y te cuenta cómo fue el show.
Eran las 21.40 y las luces del estadio de Vélez se apagaban. Las casi 40 mil personas que estaban en el estadio quedaban iluminadas por un cielo rosa que amenazaba- mediante furiosos relámpagos- que esa noche iba a seguir lloviendo, y mucho. Pero nada importaba. Todos sabían que estaban ahí por una única razón: el regreso a los escenarios de Charly García.

Los primeros acordes de "El amor espera" empiezan a sonar y, después de un intenso año y medio, donde la rehabilitación fue lo primordial, Charly aparece en escena. Llegan "Lo que ves es lo que hay" y "Rap del exilio", arranca "No soy un extraño" y, a pesar del viento, hasta el cielo comienza a transpirar. "¡Fuera lluvia!, o más fuerte", pedía el músico.

Y así fue. La lluvia eligió hacerse cada vez más fuerte, pero el pogo también. "Siempre quise hacer música subacuática", bromeaba Charly, y seguía el rock. Pasaron "Cerca de la revolución", "Chipi Chipi", y un "Feliz cumpleaños" cantado para Charly por todo el público que no olvidaba que ayer no sólo se festejaba que Charly volvía cantar y tocar en Buenos Aires, sino que también era la celebración por los 58 años del ídolo.

"Say no more es impermeable", animaba desde el piano, y comenzaba con una seguidilla de temas que dejaron sin voz al público. "Fanky", "Demoliendo hoteles", "Promesas sobre el videt", y "Pasajera en trance" fueron algunos de los clásicos que no faltaron. La lista de temas fue similar a la que tocó en Chile y Perú hace un mes.

Atrás quedaron los meses de internación, de preocupación y aislamiento. A Charly se lo notaba relajado, cómodo. Bailaba, aplaudía, lo aplaudían. Era su día, su festejo. Y para seguir festejando invitó a su "ídolo y maestro", tal como lo presentó, Luis Alberto Spinetta para cantar "Rezo por vos".

Lo único que pudo arruinar la lluvia fue la puesta en escena diseñada por Pichón Baldinu. Una mujer que volaba sobre el escenario, una rampa que se elevaba y sobre ella aparecía Charly, y subían y bajaban cosas durante el show, y las pantallas laterales fueron algunas cosas que el temporal se llevó. Pero quedó lo que nunca se va a poder ir: Charly y su música.

¡MIRÁ LOS VIDEOS DEL SHOW!