Que no panda el cúnico

Irrumpieron en la escena electrorock con estilo vintage y ahora presentan su primer disco, producido por Javier Zuker y grabado en el estudio personal de Cerati. "Sabemos cómo hay que hacer fuerza para que las puertas se abran", dicen.
Desde que decidieron pasar al otro lado de las vallas y subirse a los escenarios, la suerte juega de su lado. Cuatro años atrás, cuando la banda todavía no tenía nombre ni plantel de músicos permanentes, las tres canciones creadas por el guitarrista Diego Burs y el bajista Germán Lentito llamaron la atención de la discográfica Pop Art. Y al poco tiempo, ya como Pánico Ramírez, estaban participando de un compilado junto a Babasónicos, Melero y Turf. Después, de otro junto a Volador G y varios grupos más. Meses atrás, ya Al fin solos, grabaron su primer álbum. Una mezcla del sonido electro-glam-pop- rockero que estaban buscando, con letras recargadas de ironía, como la del primer track, en la que un muerto pide que lo ayuden con el lookeo para la ceremonia funeraria.

¿Cómo llegaron a grabar en el estudio personal de Cerati?
Por nuestro manager, Nicolás Bernaudo, que es amigo y, además, como Germán toca en Siete Delfines compartió varias veces el escenario con él. Se generó buena onda y nos prestó su estudio Unísono para grabar la parte rítmica de nuestro disco.

¿Qué opinó del álbum?
No recibimos comentarios, pero nos vino a ver varias veces y nos dijo que le gustaba la banda.

¿Cómo influyó ser producidos por el DJ Javier Zuker?
Generó un quiebre en lo que veníamos haciendo. Le pegamos un tiro a todas las canciones que teníamos, tiramos a la basura casi un disco entero y arrancamos de cero. Cambiamos totalmente el estilo, antes teníamos un enfoque más rockero con algo de pop y después de Zuker, nos acercamos más a la música electrónica. Pasamos horas y horas frente a la PC. Igual, nunca dejamos de tener lo de las salas de ensayo, aunque no es rock tradicional. Por suerte, funcionó muy bien.

¿Cómo fue grabar con Gil Cerezo, músico del grupo mexicano Kinky?
A él también lo conocimos a través de Zuker. Ellos vinieron al país e iban a grabar algunas cosas con nosotros. Pero por falta de tiempo, al final, terminamos haciéndolo por Internet. Cerezo escribió la parte de la letra que le tocó cantar en el tema "En mi entierro". Nos sorprendió y nos gustó muchísimo.

¿Ya están pensando en temas nuevos?
Yo estoy compilando sintetizadores virtuales, escuchando música y probando sonidos, calentando los motores. Pero por ahora venimos tocando mucho, fuimos a Córdoba, a La Plata. También, estamos dedicándonos más a producir los videos de las canciones que tenemos, porque de eso también nos encargamos nosotros, que sabemos qué es lo que queremos mostrar: algo de calidad, lógicamente, dentro de las posibilidades que tenemos.

Son muy pocas las bandas que graban con discográficas, ven sus videos en los canales de música y a músicos como Cerati entre su público, ¿por qué PR consiguió todo eso en tan poco tiempo?
Nosotros tocamos mucho para encontrar lo que queremos mostrar. Sabemos para donde hay que hacer fuerza para que las puertas se abran: empujar si hay que tirar. Creemos que a través de la experimentación se pueden llegar a lograr cosas muy interesantes.



VIDEO. Soy Karadajian