Las divas también son celosas

Quién iba a imaginar a esta altura que Moria Casan era celosa. Pero ayer, en "Intrusos en el espectáculo", mostró la hilacha.

La tarde en el programa de Jorge Rial transcurría en una relativa calma y las peleas mostradas no eran hasta el momento nada de otro mundo, pero faltando media hora para finalizar, Moria Casan plantó al aire el móvil porque no se bancó que antes que ella haya hablado Florencia de la V.

Flor de la V, que había sido galardonada con un premio Carlos, charló largo y tendido con Rial y sus panelistas. A decir verdad, no dijo nada de otro mundo: agradeció el premio, dijo una vez más que quiere tener un hijo y gastó a su ex jefe, Gerardo Sofovich, aunque tuvo un gesto de grandeza al reivindicar la justicia de haberlo premiado con el Carlos de Oro.

Fin del móvil desde Carlos Paz con Florencia de la V, Rial dio paso al móvil desde Mar del Plata, donde Moria Casan esperó paciente a que termine la entrevista. Pero cuando todos pensamos que Moria hacía otra de sus bromas, de manera muy educada y poco escandalosa pidió disculpas y se levantó del móvil de "Intrusos en el espectáculo".

"A mi siempre me llaman para hablar de todas estas huevadas", arrancó Moria y continuó levantando temperatura "¿Qué es esto? Quiero un poco de mimos. La señora que estuvo antes de mi (Flor de la V) estuvo hablando de su trayectoria y a mi me llaman para armar lío con todos estos periféricos", haciendo referencia a que a ella sólo la llamaban para escribir una capítulo más en el escándalo Alé-Escudero.

"Parece que estoy como opinóloga de la gente ajena. Ya soy una señora mayor y no estoy para estas cosas", sentenció Moria antes de pedir disculpas y levantarse del móvil. Rial, asorado, miró a la diva irse y sin decir nada siguió con su programa. A Moria le tocaron el orgullo y explotó.


Las botineras estuvieron a full este verano. Encontralas en el Fotoblog de las botineras