Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Julián Weich y una filoso crítica ¿contra Intrusos y LAM?: "Se habla buscando hacer daño"

El conductor cuestionó la televisión argentina y dejó en claro lo que piensa de ciclos de espectáculos.

Weich cuestionó con dureza a los programas de chimentos.
Weich cuestionó con dureza a los programas de chimentos.

Esta no es la primera vez que Julián Weich expresa su postura crítica sobre la televisión. Meses atrás, en una charla con Por si las moscas, el conductor apuntó contra el rol de los panelistas. "La llegada de panelistas a la tele es como hacer una obra de teatro con extras y sin actores", dijo en ese entonces. 

Y ahora, en el mismo ciclo de La Once Diez, Weich volvió a cuestionar a la TV argentina, deteniéndose en los programas como Intrusos o LAM

“Se habla de otras personas buscando hacer daño y los que hacen la televisión no les importa. Los noticieros igual, los programas de espectáculos, los de chimentos. Las ficciones son las únicas que no tienen formato para hacer daño. Lo demás es ir a cualquier lado, a cualquier costo. Es ‘a ver a quién matamos hoy’”, aseguró.

“Se habla de otras personas buscando hacer daño y los que hacen la televisión no les importa. Los noticieros igual, los programas de espectáculos, los de chimentos".
Mirando para atrás, Julián señaló que esto no es nuevo. Pero que antes “estaba acotado a un espacio pequeño, como el programa de Lucho Avilés”. “Ahora eso fue agravado por las redes y con tantos programas iguales se arma como un loop permanente”, aseguró. Y opinó que el legendario Avilés “dejó muchos hijos malos en la televisión”.

“Entonces ahora duele, duele horrores, te lastiman”, dijo. Y siguió:  “No entiendo el beneficio de esto, a veces algunas víctimas de esa exposición les gusta porque se hacen famosas y hablan de ellos. Pero en general, dañan”.

"Las ficciones son las únicas que no tienen formato para hacer daño. Lo demás es ir a cualquier lado, a cualquier costo. Es ‘a ver a quién matamos hoy’”.
A la vez, el conductor se refirió a cómo los noticieros encaran la noticia. “En la televisión hay un muerto cada dos horas, capitalizan el miedo de la gente”, consideró. 

En este sentido, señaló que lo que más le duele es que siente que “no hay un interés en hacer una televisión de calidad”. “Yo miro mucha tele y no entiendo cómo puede ser que el periodista hable peor que el convicto. Usar determinadas palabras en lugar de otras tiene que ver con una cuestión de buen gusto”, sumó.

Asimismo, se lamentó de que los canales “ya no tienen identidad”: “Antes había una competencia para que los canales se diferencien entre sí con distintas características. Ahora son una oferta más de la grilla”.

“Antes había una competencia para que los canales se diferencien entre sí con distintas características. Ahora son una oferta más de la grilla”.
Por último, Julián destacó la enorme responsabilidad de los medios. “Es como si yo fuera a escribir un libro con faltas de ortografía con la excusa de que igual hay gente que no sabe leer. Yo el libro lo tengo que tener impecable, perfectamente hecho, sin faltas ni errores, lo mismo pasa con la televisión”, indicó en el ciclo radial.

“Pero la frase más fea que escucho sobre la televisión es ‘es lo que la gente quiere ver’, ese es el diploma a la mediocridad”, cerró, lapidario.