Los cuidados alimenticios de Marley con Mirko: "Trato de que sea saludable y orgánica, que no tome gaseosas ni coma dulces"

El conductor de Minuto para Ganar explicó cómo maneja las comidas y bebidas de su bebé, de un año y cuatro meses.

La estricta dieta de Marley para Mirko: Trato que sea saludable y orgánica, que no tome gaseosas ni coma dulces
La estricta dieta de Marley para Mirko: Trato que sea saludable y orgánica, que no tome gaseosas ni coma dulces

La paternidad es un asunto que Marley (48) se toma muy en serio y no deja detalle librado al azar por el bien de Mirko (16 meses). Un buen ejemplo es la forma en que decidió alimentar a su bebé para que crezca sano y fuerte, con una dieta variada, nutritiva y natural.

Ver esta publicación en Instagram

Van a tardar mucho con la comida?

Una publicación compartida de MirkoWiebe (@mirko_ok) el

Más allá de que el conductor de Minuto para Ganar suele bromear en Instagram con su hijo, como cuando posteó una foto del nene recostado sobre su mesita, en la que se preguntó como si fuera Mirko si “¿van a tardar mucho con la comida?”; o que diga que “la pancita está de moda”, para Marley el tema no es un chiste.

Ver esta publicación en Instagram

La pancita está de moda! @mirko_ok

Una publicación compartida de Marley (@marley_ok) el

En una nota con la revista Caras, el periodista afirmó: “Soy un poco obsesivo con el tema de la alimentación, trato de que sea lo más saludable y orgánica posible”. Por eso, explicó: “No quiero que tome gaseosas ni ingiera dulces. Por momentos me siento culpable cuando veo que otros padres le dan chocolates a sus hijos, pero prefiero dilatar lo máximo que pueda su contacto con las golosinas”.

Por la positiva, describió cuáles son las delicias que prueba Mirko: “Por suerte, le encanta el pescado, la merluza, la carne, el pollo, las frutas y las verduras. Come todo. También le doy cereales sin azucar cuando le piso le piso la banana”. Al final, Marley resumió su filosofía: “En lo personal trato de cuidarme con las comidas e ir al gimnasio cada vez que puedo. Aunque me cuesta, trato de no ser tan permisivo. Mi idea como papá es ponerle límites para que no tenga las cosas por capricho. El otro día fue la primera vez que le dije que no a algo con un tono más fuerte y me hizo caso”.