De Barrio 2: el restaurante que enseñó a comer platos croatas a los porteños

Es el único de la comunidad en Buenos Aires y lo lleva adelante desde hace once años una familia, “los Modric del Strudel”. Junto a Eddie Fitte lo visitamos para conocer sus secretos.

De Barrio 2: el restaurante que enseñó a comer platos croatas a los porteños

Comida de hogar, reconfortante, calórica, generosa. Platos que se empiezan hundiendo las cucharas y se terminan mojando el pancito en el jugo o en la salsa. “Es comida centroeuropea, suave”, resume Daniel Yorio sobre la cocina croata que se despacha en Dobar Tek, el restaurant que abrió hace once años junto a su mujer, Adriana Rusendic, en el límite entre Constitución y San Telmo.

De Barrio 2: el restaurante que enseñó a comer platos croatas a los porteños

Los Rusendic -“los Modric del strudel” - tienen una larga historia en la gastronomía. Durante más de treinta años los padres de Adriana, Betty y Juan, comandaron Makarska, un legendario restaurante que abría todos los veranos en el tranquilo y remoto balneario de Mar de Sur y que logró acercar a miles de turistas a los platos típicos de esa cocina. Adriana y Daniel siguieron esa tradición, pero en Buenos Aires.

De Barrio 2: el restaurante que enseñó a comer platos croatas a los porteños

El local sobre la avenida San Juan es algo intrincado y laberíntico, con varios niveles donde se despliegan mesas con manteles a cuadros, como las de cualquier cantina. En las paredes hay sobre todo banderas y camisetas croatas, algunos afiches y artículos periodísticos (la fama del restaurante aumentó durante el furor por Croacia que se vivió en el último mundial).

La carta es breve y una familia o un grupo de amigos podría recorrerla completa en una sola visita. Lo más pintoresco es el strudel, cuya masa se estira como una sábana y Adriana prepara con destreza sobre una de las mesas. El strudel de la casa es el Dobar Tek, que viene con jamón ahumado, queso, tomates cherry, cebolla y crema, pero también es infaltable la versión dulce -con manzanas, helado, crocante de almendras y caramelo, a la hora del postre.

De Barrio 2: el restaurante que enseñó a comer platos croatas a los porteños

Una comida en Dobar Tek suele comenzar con un picada de fiambres (cracovia, leber) y seguir con los Cevapcici, que son unos sabrosos rollitos de carne y cerdo, con panceta ahumada, ajo y condimentos, que recuerdan a la carne al fierrito de los árabes. Se acompañan con una sencilla ensalada de papa y cebolla. También destacan el goulash con ñoquis y el Sekeli Gulas, una guisado de bondiola de cerdo con chucrut. O bien los chorizos ahumados con chucrut.

De Barrio 2: el restaurante que enseñó a comer platos croatas a los porteños

Entre los postres tienen una rareza, la torta Dobos, una sucesión de capas de masa y chocolate, coronadas con caramelo, que fue creada por un pastelero húngaro y tuvo a Sissi La emperatriz como una de sus primeras fans.

¿Qué significa Dobar Tek? Buen provecho, en croata. Y el mejor resumen de lo que puede ser una comida en el restaurante de Daniel y Adriana.

De Barrio 2: el restaurante que enseñó a comer platos croatas a los porteños

Extra!

Dobar Tek está en San Juan 548.