Richard Gere: "Mi pelo está volviéndose más y más blanco"

El actor de "Mujer bonita" habló de "Siempre a su lado", que se estrena el jueves, en la que comparte cartel... con un perro de raza akita.
Lloró. La historia es real, pero sucedió en Japón, en 1927. Cuando el guión de Siempre a su lado llegó a sus manos, dice, lloró. Richard Gere se considera un tipo sensible, pero el perro akita que esperó a su dueño en la estación de trenes cada día durante diez años después de su muerte, lo pudo.

No es, Gere, actor de participar en muchas entrevistas con medios no estadounidenses. Pero con el filme que también produce, hizo una excepción. Habla desde su celular.

¿Dónde estás ahora mismo?

Ahora estoy paseando por el bosque, con my dog, Billy. En realidad es hembra, tiene unos ocho años.

¿Es tu primera mascota?

No, tengo perros desde que yo mismo era un cachorrito.

¿Tu hijo Homer James Jigme, de diez años, vio la pleícula?

Sí, le encantó, adora a los perros. Pero dice que es muy triste.

El hecho de tener tu primer hijo ahora -con la actriz Carey Lowell-, ¿hace que todo sea distinto, cambió la perspectiva sobre tu participación en la película?

Sí, bueno, una de las razones por las que quise hacer la película fue por mi hijo y por otros chicos de su edad, claramente fue una razón para hacerlo. Cuando leí el guión, encontré la historia muy para mí. Pero sí, creo que acabamos haciendo una película que toca más las emociones de los adultos que las de los chicos.

¿Qué parte del guión te hizo decidir ser el productor de la película?

Si te fijás en la película, mi protagonista no cambia. No era suficiente para mí ser sólo un actor en esto y tenía una idea muy clara de cómo esta película debía ser dirigida y producida, así que iba a encantarme verla hecha, pero pensé: voy a tener que producir esto. Así que quería que mis propios amigos tuvieran que ver. Quien dirige, Lasse Halström, es un muy buen amigo, y vecino. El tiene la habilidad de contar las cosas de una  forma muy simple, y yo quería que esta película fuese muy simple, de nuevo, como una fábula, sin trucos, ni de puesta de cámara, ni de actuación. Es que la historia en si misma tiene poder.

¿Cómo fue trabajar con los perros akita?

Teníamos tres perros pequeños, y tres o cuatro grupos de cachorritos, porque crecen muy rápido y teníamos que cambiar el grupo de cachorros. Los perros tienen distintas personalidades, y las utilizamos de formas diferentes, pero fueron buenos perros, perros que habíamos encontrado, y yo no quería trucos, quería que fuesen ellos mismos.

Es como trabajar con chicos.

Exacto, tenés que dedicarles mucho tiempo y espacio, y podés tener expectativas o crear situaciones, pero tenés que confiar en que lo que propongas sea honesto. Si es honesto, el perro se va a comportar de forma extraordinaria. Tuvimos que hacer tomas muy largas. A veces rodábamos durante 45 minutos o una hora. Pequeñas piezas, fue algo mágico, y así es como hicimos la película.

Gere asegura que el trato que tiene con el perro en el filme (se tira al piso y muerde la pelota para que el pichicho luego lo haga) es la forma en que se comunica con su propia perra. "De alguna forma sí, no espero que los perros sean mis sirvientes, sino mis amigos, esa es la relación. Mi perra está sentada acá conmigo ahora. Es muy relajante observar a los animales, no tienen expectativas, les gusta estar por ahí, jugar con la gente que viene, no comparan, no juzgan. Si sos consciente de esto, podés ver las cosas de forma muy distinta".

Parece una buena filosofía de vida.

Es la idea de la película, es como alguien que hace yoga, un monje, un meditador. Está muy definido: si llueve, está bien, si no, también. El simplemente se sienta, como los yoghis en las montañas.

En la película a los chicos se les preguntan cuáles son sus héroes. ¿Cuáles son tus héroes?

Mi padre, mi padre es un hombre muy especial. Mis profesores tibetanos, después, son inspiradores, te hacen mejorar, especialmente el Dalai Lama (ver Su vida...).

¿Y en el mundo del cine tenés algún tipo de héroe, a quien admires?

No, admiro a mucha gente que es muy talentosa, pero no tengo héroes. Eso sí, son muy talentosos en lo que hacen. Lo que hace que me parezcan héroes alguien como Dalai Lama o algunos de mis otros profesores, es la increíble magia que tienen, para no enfadarse nunca, para no ser egoístas, para desear solamente la felicidad de los otros. Eso es heroico, eso es increíble.

¿Y cómo te sentís ahora a los 60?

La única razón por la que noto que tengo 60 es porque me miro en el espejo y veo que mi pelo se está volviéndose más y más blanco. O cuando me daño las rodillas yo mismo, haciendo ejercicio. Por lo demás, me siento como si tuviese 26.

Gere hace deportes. "Hice jogging esta mañana. También juego al béisbol con mi hijo, jugaremos esta noche. En el equipo tenemos un chico que es argentino, y es uno de los mejores jugadores del equipo. Se llama Lucas. Mi hijo es un pitcher magnífico", dice. El, por su parte, cuenta que sigue tocando la guitarra y el piano, y su hijo lo acompaña en la batería. "Sí, como siempre. La música es muy importante en la vida de todo el mundo."