Las caras nuevas de "Hombre al agua"

Iván de Pineda y Luli Fernández serán los conductores del ciclo de entretenimientos que el año pasado estrenaron los hermanos Weinbaum, de "MDQ".

Para suplantar a los hermanos Weinbaum en la segunda temporada de Hombre al agua (desde el domingo a las 21.30, por El Trece), Endemol no apeló a conductores de la misma sangre, pero sí a perfiles parecidos: Iván De Pineda y Luli Fernández, dos modelos que supieron alternar las pasarelas con la conducción televisiva y tomar las riendas del asunto con dignidad. El le lleva una década de vida (y casi dos de trabajo), pero la diferencia apenas se percibe en pantalla.

Salvando distancias, él (32 años) emparenta el ciclo con el mítico Telemach, el producto alemán de los 70 que más tarde causó furor en varios puntos del globo, incluida la Argentina. Ella, mucho menor (22 años), siquiera llegó a ver de qué se trataba. Lejos de las coincidencias con otras superproducciones, ambos saben que tendrán la misión de intentar hacerle sombra nada menos que a Susana Giménez (a las 21.30, por Telefe).

¿Sienten que hay una vuelta de la TV que apela a los juegos, un nuevo intento por apostar otra vez al entretenimiento? En un recuento rápido, "El muro" el año pasado, hoy "1,2,3 a ganar" y "Justo a tiempo" (Telefe), "Re.Creo en vos" (El Trece), ahora este estreno...

De Pineda: Sí, la gente tiene ganas de ver entretenimiento, de no quedarse pensando demasiado, de ver algo que está muy bien producido. Desde el padre al nieto, todos pueden ver el programa. Y ellos quieren que la familia pueda ver junta algo que funciona para todos.

Fernández: Todos vienen a competir contra ellos mismos. Superarse cuesta en la vida misma, así que un programa así donde la gente muestre que quiere medirse y superarpruebas es valorable.

Conocido en el mundo como Wipeout, la versión local se graba en un predio de 12 hectáreas, en Benavídez. La dinámica del programa consiste en que cada semana 15 participantes se sometan a las pruebas del parque acuático para llegar a la gran final y obtener 10.000 pesos. Para la nueva temporada, se han inscripto perfiles variados de competidores: "Desde escultores, pintores, fotógrafos y miembros de la fuerza aérea argentina a bomberos, fleteros, camioneros y un jubilado de más de 70 años", detalló ayer De Pineda -en una entrevista que dieron juntos-, quien se convertirá el conductor por partida doble de los fines de semana por la noche El Trece: a la medianoche del sábado conduce Resto del mundo, que bajo su mando cursa el tercer año. "Ya ni sé cuántas vueltas al mundo di. Me quedan pocos países por conocer. A menos de la mitad de año ya fui a Asia, al Norte de América y a Europa. Por lo tanto, pierdo la cuenta. Si multiplico esto por quince años de viajes, me asusto", calcula.

El dueto ya conoce bien "el paño" de la conducción: De Pineda arrancó en 1994 como notero de El rayo y desde allí alternó con la presentación de ciclos como Versus o Habitación 414.
La muchacha criada en Azul, en tanto, saltó a la mirada popular hace más de cuatro años, en parte por su parecido con Pampita Ardohain, pero supo transitar su camino. Fue co-conductora de Area 18 (TyC Sports), panelista de Duro de domar (América), conductora junto a Horacio Cabak de Hoy es el día y este año, comenta, se "cruzó de vereda": conduce los torneos de póker para ESPN.

"La prueba de fuego de la conducción fue más para la mirada de los otros que para uno mismo. Mi profesión de modelo no me limita. El trabajar como modelo no significa que tenga incapacidad para otros trabajos", advierte la actual pareja del futbolista de Boca Juniors Pablo Mouche. ¿Sentirá que salió airosa de un terreno que desconocía como lo es el fútbol? "Siempre traté de estar a tono con el programa y no quedar en off side. Estuvo bueno demostrar que con respeto se puede incursionar en otros ámbitos", juzga. Su presente no puede ser más prolífico. Ya viajó a Londres para participar en una campaña publicitaria relacionada con el Mundial de Sudáfrica. Una marca deportiva internacional la eligió -junto a otras siete jóvenes- como una de las mujeres más bonitas que representan a un país ganador de la copa.

De Pineda aporta lo suyo: "A dos meses de cumplir los 33 años, estoy absolutamente agradecido y orgulloso de la carrera de modelo. Me ha dado cosas maravillosas: aprendí idiomas, interactué con gente con distintas visiones religiosas, ideológicas, culturales", suelta.Y continúa en defensa de su causa. " Si bien uno no es un neurocirujano ni un cardiólogo, siento que si no fuéramos inteligentes, no nos hubiera ido tan bien. Yo nunca necesité aclarar que no soy igual a muchos otros a los que les interesa sólo mostrarse".

¿Cómo se le hace frente al programa de Susana Giménez en esa franja? Luli, ya te tocó justamente competir con un ciclo que no resultó...

De Pineda: Susana es un personaje adorable. Pero nuestra propuesta tiene que ver con otra cosa. Con mostrar todos los estados de ánimo por lo que una persona puede pasar: de la desazón a la alegría.

Fernández: Hay todo un público que no ve a Susana. Seguro.

Cuarenta países
Grabaron su versión de "Hombre al agua" en el parque de Benavídez. Entre ellos, Egipto, Turquía, Bélgica, Suecia, Dinamarca y Holanda.