Está en silla de ruedas: ¿amor o pena?

En Arreglacorazones de hoy, Alfredo está enamorado pero lo matan los prejuicios...
Tengo 22 años y ella 20. La conocí en un pub. Ella estaba con un grupo de amigos. Durante toda la noche estuvo mirándome, era muy evidente. Y yo no podía dejar de mirarla porque me parecía (y me parece) hermosa. Decidí conocerla, me acerqué y le hablé. ¡Ahí me di cuenta de que estaba en silla de ruedas!: evidentemente los prejuicios que tengo incorporados me desencajaron.


Seguí en Arreglacorazones!