El ultimo álbum de Los Beatles, "Let it be", cumple 40 años

Se publicó el 8 de mayo de 1970. Unos días antes, Paul McCartney había anunciado la disolución del grupo.
Let it be, el último trabajo de The Beatles, cumple 40 años. Fue el 8 de mayo de 1970 cuando salió a la venta, luego de que un par de días antes, Paul McCartney anunciara la disolución del grupo.

De hecho, no fue el único que quería dejar la banda. "Siempre estaba buscando una excusa para dejar los Beatles, pero no tenía valor para hacerlo. La semilla estaba plantada desde que dejamos los escenarios, pero me asustaba la idea de abandonar el palacio", reconoció John Lennon diez años después.

En 1966, los Beatles dejaron los escenarios para centrarse en su trabajo de estudio. Después de grabar El álbum blanco, dos años más tarde, McCartney ideó un proyecto que iba a llamarse Get Back, que buscaba la vuelta de la banda a sus orígenes. Pero ni bien todo se puso en marcha empezaron a surgir los problemas.

La presencia de Yoko Onoen el estudio (la pareja de Lennon), la muerte del manager Brian Epstein y el individualismo de todos los miembros de la banda hicieron de la grabación de Get Back una "experiencia desagradable", según dijo George Martin, el productor de los de Liverpool.

Lennon y McCartney perdieron el interés decomponer juntos y Harrison abandonó la banda durante diez días. Sólo el teclista Billy Preston, que se unió a la grabación de algunos temas, logró calmar los ánimos durante un tiempo. Aunque no fue suficiente.

El resultado de Get Black dejó en evidencia que McCartney, Lennon, Harrison y Starr ya no funcionaban como banda. El proyecto se abandonó por la grabación de Abbey Road y lo retomó Phil Spector en 1970.

Los Beatles ofrecieron su último show como conjunto en la azotea del edificio de Apple Corps para presentar Let it be, que consiguió ser número uno en la lista Billboard durante tres semanas.

En el estudio, Spector agregó al material grabado un año antes fondos orquestales y coros. El trabajo resultante, el único no producido por George Martin, no le gustó a McCartney, que había pensando el proyecto como un álbum con sonido en directo. Por eso, en el 2003, McCartney lanzó Let it be...Naked, una reedición con la versión del material original.

El proyecto, gestado como Get Back, como una vuelta al rock and roll y los conciertos que habían caracterizado a la banda en sus inicios, terminó siendo Let it be. Pese al éxito, la crítica fue dura; el crítico de la influyente revista New Musical Express Alan Smith lo definió como "un triste y cutre final para un grupo que hizo borrón y cuenta nueva en la música pop".