Mirá las polémicas nuevas esculturas de Marc Quinn

Transexuales embarazados y algunos famosos forman parte de una nueva exposición. Vale la pena observarla.

Marc Quinn habla sobre sus nuevas esculturas: "Es como si el futuro estuviese ya aquí. Muestran cómo evoluciona la sociedad y cómo la tecnología y el género son fluidos e intercambiables para muchos".

Algunas de las más destacadas: una que hizo en honor a Thomas Beatie, que cuando era mujer respondía al nombre de Tracy Lagodino, es un auténtico fenómeno de cambio de sexo: como varón tuvo dos hijos y está nuevamente embarazado.

Junto a esa escultura hay otros bronces de dos transexuales: Allanah, que tiene pechos y labios artificialmente abultados pero también su miembro viril, y Buck, que seguió el camino inverso y, aunque también conserva sus genitales femeninos, lleva barba.

Ambos están desnudos y agarrados de la mano, como si fuesen un Adán y Eva de la era posmoderna, aunque en otra obra el escultor los presenta en pleno acto sexual.

Dentro de los famosos Pamela Anderson tiene su escultura, en bronce y por partida doble, como si fueran dos mellizas exactamente iguales y en idéntica pose.

Hay también dos grandes cabezas de mármol del fallecido cantante Michael Jakcson, una con el pelo negro y la cara blanca y la otra, a la inversa.

Quinn, de 46 años, gusta de escandalizar, ya que hace un tiempo realizó una gran escultura que representaba a una artista sin brazos y con las piernas deformes, desnuda y embarazada. Otra de sus obras más polémicas fue el autorretrato titulado "Self", consistente en una cabeza hecha con más de cinco litros de su propia sangre congelada.