¡Estrenos de Cine!

Esta semana se estrenan dos películas que están, tal vez, en márgenes opuestos pero que se unen por el placer que causa verlas: Iron Man 2 y Las Playas de Agnes.

Iron Man 2
Dirigida por John Favreau
Con: Robert Downey Jr., Mickey Rourke, Sam Rockwell, Gwyneth Paltrow, Scarlet Johansson, Samuel L. Jackson.
Siempre es bueno que vuelvan nuestros héroes, incluso cuando son soberbios, pedantes y hasta medio borrachos, como Tony Stark (Robert Downey Junior) pero mucho más cuando son encantadores, graciosos, elegantes y geniales, como Tony Stark. Todo anda bien. Nuestro protagonista preferido tiene ganado el amor de su país y hasta se permite ir a un juicio y reírse de las fuerzas armadas. Hasta que el ruso Ivan Vanko (Mickey Rourke), después de la muerte de su padre quién le enseñó todo sobre ciencias, crea la misma tecnología que Tony Stark y produce un atentado en el Grand Prix de Mónaco. A todo esto, Justin Hammer (un genial Sam Rockwell), dueño de la compañía armamentista que compite con Stark Industries, sacará provecho del ruso. Iron Man 2 apuesta a la comedia todavía más que la anterior y es en ese apoyo donde sale ganando, más que nada por la presencia del siempre confiable Robert Downey Jr y de Sam Rockwell. Pese a que las secuencias de acción no están muy bien (algo que pasaba en la primera entrega) y a un error grave que es desperdiciar a Mickey Rourke, carne de cañon cinematográfico, se siente el disfrute de la propia película y el espectador se va rindiendo frente a los buenos diálogos y se contagia esa energía festiva que se nota que la película tuvo al realizarse.

Las playas de Agnes
Dirigida por: Agnes Varda
La conexión que tiene esta película con Iron Man 2 es que es una película feliz. Y hay que decir también que mucho más lograda. Pero bueno, está dirigida por la genial Agnes Varda. Las playas de Agnes es una especie de autobiografía fílmica en los ochenta años (super lúcidos) de la directora y se desmarca todo el tiempo de la idea del biopic clásico. Sí, se recorre toda su carrera: sus pasos por la Nouvelle Vague junto a Godard o Truffaut, su carrera como artista plásttica y de todo tipo, sus estadias en EEUU, China o Cuba, su familia y su relación con el cineasta fallecido Jaques Demy, a quién lo recuerda permanentemente y con lo cuál nos saca una buena cantidad de lágrimas. La película pasa por todos los lugares pero con una libertad y una luminosidad que solo los grandes cineastas pueden lograr. Una obra que emociona con las mejores armas y que divierte, sí, porque Agnes, a sus ochenta años, es practicamente una comediante. Una de esas películas que hay que ver, sobre todo si no se conoce nada de esta tremenda artista.

Otros estrenos de la semana:
Todas las vidas, mi vida, de Charlie Kaufmann, con Philip Seymour Hoffman, sobre la tortuosa vida de un dramaturgo; Ricky, muy buena película del francés Francois Ozon, que cuenta la historia de un bebé muy extraño; la argentina Fortalezas, documental sobre instituciones de encierro; la francesa La pequeña Jerusalén, de Karin Albou y la ópera prima de la argentina Natalia Smirnoff, con buena aceptación en el último BAFICI, sobre una mujer que ya no quiere ser quién es, interpretada por María Onetto.