Una viuda vive con un esposo de cartón

La mujer mandó a hacer una réplica de su difunto marido para que sus hijos no lo olviden.
Paul Challis era un hombre, padre de familia que murió de cáncer a los 38 años al poco tiempo de enterarse que padecía esa enfermedad.

A raíz de esta muerte tan pronta, su esposa María, de 36, decidió que para que sus hijos -Jack de 7 y Molly de 9- no olviden a su papá podían tener en su casa una réplica del hombre hecha de cartón.

En realidad, el "padre de dos dimensiones" fue hecho para su funeral, pero según explicó su esposa, no pudo deshacerse de él. "Paul siempre fue el alma de las fiestas y me pareció apropiado que en su despedida final también lo fuera. Creo que le habría encantado".

La foto es de uno de sus momentos más felices de Paul y lo muestra sonriente y posando con un champagne.

Por eso, además de estar en su propio velatorio, la réplica "fue" al casamiento de unos amigos de la pareja.

"Los niños hasta lo vistieron de Santa Claus en Navidad. La gente nos mira con cara rara, pero quién puede decirnos cómo lidiar con nuestro luto", concluyó María.