Las manías y temores de los deportistas

Los temores pueden convertirse en fobias que, en muchos casos, alteran el rendimiento. Te mostramos los diferentes miedos de los deportistas más famosos.

Cuando los temores se vuelven fobias. Los miedos alteran el estado de ánimo de muchos deportistas. Si un deportista no está bien de la cabeza, difícil pueda estar bien dentro de un campo de juego. Su rendimiento puede verse afectado y por ende sufrir la presión del negocio del deporte, de los hinchas y hasta de los periodistas. En definitiva, el entorno no es un buen compañero en los momentos difíciles de un deportista.

El común de la gente tiende a pensar que el deportista es un privilegiado que, sin hacer mucho, tiene dinero, éxito y todo lo que quiera sin límites. Pero no nos olvidemos que son de carne y hueso, son personas, y como tales también tienen sus problemas y sus temores.

La renuncia del futbolista Emmanuel Adebayor a la Selección de Togo por sus temores a los atentados es el más resonante por estos tiempos. Hay que recordar que durante la última Copa Africana, el plantel de Togo recibió un atentado que le costó la vida a 3 de sus compañeros.

Hay otros deportistas que también sufren de ciertos temores, pero que ni por cerca se asemejan a lo que le tocó vivir al togolés. Los futbolistas Dennis Bergkamp e Iván Helguera no pueden subirse a un avión. Intentaron hacerlo pero el ataque de pánico los hizo enloquecer. El holandés se tomaba unas pastillas para viajar dormido, hasta que un día dijo basta.

Los tenistas Rafael Nadal y Serena Williams no pueden dormir sin la luz encendida. El futbolista Roberto Carlos nunca pudo pasar por enfrente a un cementerio, menos entrar. El delantero del Liverpool, Fernando "El Niño" Torres se pone de los pelos cuando ve una araña. Una manía, muy común en el mundo del fútbol, es la que tiene el actual piloto de Ferrari, Felipe Massa: se pone el mismo calzoncillo en cada carrera. ¿Quién no podía faltar? Sí, David Beckham. El futbolista inglés es un obsesionado por la limpieza y el orden.

En definitiva, estos son detalles que parecen no influir demasiado en la carrera de los deportistas, pero en el deporte es muy importante el estado de ánimo para lograr alcanzar los objetivos. Y, si no estamos bien de la cabeza, de poco sirven las habilidades técnicas.