Julián Weich, como novio abandonado, con Zaira Nara

El año pasado la modelo de Multitalent fue una de las figuras de "Justo a tiempo": participaba del juego de "La visita" y compartía algunos segmentos con Julián Weich.

Terminó la temporada 2009 con todo el equipo pero, al momento de arreglar la de 2010, decidió bajarse para aceptar la conducción de "Justo a tiempo" versión española.

A ella esa oferta le venía al pelo: no sólo lograría proyección internacional sino que podría instalarse con su novio, Diego Forlán.

A propósito, Julián Weich la apoyó, diciendo "que le encantaba que la gente que trabaja con él, tuviera la oportunidad de crecer". Pero el exilio de la menor de las Nara duró sólo dos semanas, porque el programa no tuvo suerte y fue levantado.

Zaira volvió, estuvo en el primer día de "Justo a tiempo", y al otro día firmó para incorporarse a "Bailando 2010".

Respecto de esta "traición" algo esbozó Julián en la entrega de los Martín Fierro, palabras que hoy refrendó en diálogo con Vero Lozano y Leo Montero de "AM, antes del mediodía"

"Fue algo sencillo, pero rápido. Se fue feliz de la vida y yo le dije que en mi caso pagaría por trabajar en Europa y ella en un año ya había logrado irse. Y bueno, acá dejó un lugar vacante. Luego terminó Justo a tiempo de allá, y ella volvió, y la invitamos al primer programa porque nos divertía, y al otro día firmó para ´Bailando´", describió el animador, como si fuera una crónica.

Consecuentemente, Vero Lozano le preguntó si se había sentido dolido por no haberse enterado por ella de esta determinación y Julián contestó: "Lo hubiese dicho o no, el hecho ya estaba consumado. Ella tenía la libertad de hacer lo que quisiera, pero es lo mismo que un novio te diga ´no estoy bien con vos´, y al otro día se case, sin darte la oportunidad de hacer terapia de pareja", contestó.

Y luego siguió hablando para otorgarle más cuerpo a su comparación: "No le dio la chance a Telefe de proponerle otra cosa. Nosotros no teníamos lugar, pero ella era figura de Telefe, y el canal tal vez tenía algo para ella", remató.

De esta manera el ganador del Martín Fierro por su labor en "Justo a tiempo" planteó la crónica de una traición no anunciada.