Graciela Alfano vuelve al ataque

La nueva temporada de "ShowMatch" promete varias novedades. Entre ellas, una Graciela Alfano recién salida del quirófano.
El lunes, cuando se abran las pantallas gigantes del estudio de Ideas del Sur en Colegiales y Marcelo Tinelli salga a gritar "¡Buenas noches, América!", comenzará la vigésima primera temporada de "ShowMatch", el ciclo que más le da de comer al resto de la tele. 

Tanto "Intrusos" y "Bendita", que viven de los escándalos dentro y fuera de la pantalla, como "Zapping", que pierde media hora cada sábado para pegarle, tienen algo que decir del envío.

En esta ocasión, además de sketches con los Midachi y una ficción policial, regresará el viejo y querido "Bailando por un sueño", ese rejunte de vedettes, modelos y actrices desesperadas por triunfar y pelearse con las demás participantes.

Habrá en total 28 celebridades compitiendo, incluyendo a varias hijas de famosos, astros hollywoodenses en decadencia y bellezas que hace dos meses nadie conocía, como La Niña Loly o Paola Miranda.

Pero quizás las novedades más importantes lleguen por el lado del jurado. Para garantizar los líos adentro de la pista de baile y detrás de los mostradores, Tinelli sumó a Ricardo Fort a la hora de puntuar, que se unirá a los experimentados Aníbal Pachano, Carmen Barbieri, Reina Reech y Graciela Alfano.

Nadie sabe a ciencia cierta cuánto sabe el chocolatero de baile sobre trucos coreográficos y ritmos, pero con su tan particular personalidad y el hecho de que está enfrentado con la mitad de las participantes, sin dudas será divertido verlo.

De todos modos, más allá de Fort y las vedettes, desde acá nosotros apostamos porque Graciela Alfano sea quien se lleve todas las miradas en esta edición. La misma que terminó 2009 enemistada con absolutamente todos y ahora vuelve por más. Eso sí, lo hace renovada, sin bolsas en los ojos, con botox en la frente, con una cirugía que le mejoró la visión y una pequeña lipo que le sacó cualquier gramito de grasa de su ya escultural cuerpo.

Después de todo lo que sufrió el año pasado, con acusaciones cruzadas de supuestas enfermedades y la versión de que hacía magia negra contra sus enemigos, algunos se preguntan cómo le quedaron ganas de aparecer de nuevo para que le peguen.

Es que no saben que la experimentada ingeniera -que al parecer cursó en la facultad junto a Juan Carlos Blumberg, pero ambos perdieron el título en una mudanza- tiene varias motivaciones para el regreso.

Por un lado, la presencia de Fort –su íntimo amigo, quien la llevó a Miami en su jet privado- le servirá para armar una alianza contra Pachano y Reech, quienes siempre alardean de sus curriculums y le recriminan a Alfano que la última vez que vio un baile fue en el acto escolar de 25 de mayo de alguno de sus hijos en Jardín de Infantes.

Por otro, esta vez vuelve a competir Matías Alé por la corona al mejor bailarín, pero a diferencia de la última temporada lo hace en otras circunstancias, ya que no está de novio con Silvina Escudero.

Con la morocha fuera de vista –y sin tener que soportar peleas con su hermana, su padre y sus fans- Grace se frota las manos pensando en la posibilidad de una reconquista. ¿Podrán volver a estar juntos? ¿Vivirán una nueva historia de amor? ¡Ojalá que sí! Finalmente, el amor a las cámaras es más fuerte.