Roman Polanski rompe el silencio

Podrido por su extradición de los Estados Unidos, el cineasta publicó un escrito bien picante. ¿Qué dice?

El director de cine Roman Polanski salió de su reserva el domingo en un texto titulado "No puedo seguir callando", en el que considera que la demanda de extradición hacia Estados Unidos que pende sobre él "se basa en una mentira".

"No puedo seguir callando porque Estados Unidos sigue reclamando mi extradición, más con el objetivo de entregarme como presa a los medios de comunicación del mundo entero que para pronunciar un veredicto sobre el cual se llegó a un acuerdo hace 33 años", escribe.

"No puedo seguir callándome ya que la demanda de extradición a las autoridades suizas está basada en una mentira", escribe Polanski con respecto a su encarcelamiento en una penitenciaría de Chino (California) durante 42 días en 1977.

Según el cineasta, procesado en Estados Unidos por haber tenido en 1977 relaciones sexuales con Samantha Geimer, una adolescente de 13 años, dicho encarcelamiento correspondía a la pena a la que habría debido ser condenado, y que en consecuencia ya él habría cumplido.

Samantha Geimer, que hoy tiene 45 años, reclamó en numerosas ocasiones el abandono de las diligencias judiciales contra Polanski para dar vuelta la página de una vez por todas.

"Es esto lo que tenía que decirles, conservando al mismo tiempo la esperanza de que que Suiza reconocerá que no hay lugar a extradición y que podré recobrar la paz y mi familia con toda libertad, en mi país", concluye el realizador del "Bebé de Rosemary", "Chinatown" y "El pianista", entre otras célebres películas.

Tras haber sido detenido en septiembre de 2009 y encarcelado, el director de cine se encuentra bajo arresto domiciliario en Suiza en espera de que la justicia de ese país decida si lo extradita o no a Estados Unidos.

Las autoridades suizas afirmaron en febrero que no se pronunciarían sobre la extradición de Polanski hasta que la justicia estadounidense emita un dictamen definitivo sobre un juicio en rebeldía.

Una corte de apelaciones de California rechazó que el cineasta pueda ser juzgado en ausencia. Si Polanski huyó de Estados Unidos es, según su abogado Hervé Témine, porque el juez estadounidense se disponía a denunciar un acuerdo entre las partes que era conforme a la legislación norteamericana.

Personajes como Woody Allen, Martin Scorcese o el ministro de Cultura francés Frédéric Mitterrand, entre otros muchos artistas e intelectuales, brindaron su apoyo al director de cine.