Naomi Campell lloró en el programa de Oprah Winfrey

La modelo Naomi Campbell se quebró en el programa de Oprah Winfrey y admitió que la soledad de su niñez es la causa de su actual descontrol.
Lágrimas de arrepentimiento. Naomi Campell sorprendió a la audiencia del programa de Oprah Winfrey tras confesar en una entrevista, que aún siente la soledad que sufrió de niña.

Todo comenzó cuando Oprah disparó: ¿Eres sólo una diva petulante?, con lo que la modelo británica vio la oportunidad de explicarse. Eso, y la presencia de su madre en el talk show más popular de la televisión estadounidense, llevaron a Campbell a las lágrimas y a reconocer que la soledad de su niñez es la causa de su actual descontrol, que tantos problemas le trajo en los últimos años.

"Todo esto viene de algo muy profundo", explicó la modelo de 40 años. "Viene de otro tipo de desorden emocional porque no se trata de que si no se hace lo que quiero tiro cosas. Pienso que deriva de un tema de abandono y de que he intentado construir una familia con gente que no lo es. Entonces, cuando siento que traicionan mi confianza, me derrumbo. Veo todo rojo".

Y como si esto fuera poco, el momento de emotividad continuó cuando su propia madre, Valeria Morris apareció en el programa y le hizo recordar esa infancia abandonada. "Sí, siento que la abandoné", reconoció Morris, que dio a luz a Campbell a los 19 años siendo soltera y que, en un intento por darle una mejor vida, la dejó constantemente al cuidado de terceros para sustentar su carrera de bailarina.

"Cuando miro hacia atrás, me doy cuenta de que las cosas materiales no son lo único que necesita un niño. A veces es necesario que su madre biológica esté a su lado", continuó Morris, ante las lágrimas de su hija. "¿Por qué el llanto?", le preguntó entonces la presentadora a Campbell. "No lo sé. El que esté aquí mi madre hablando del sacrificio que hizo para mantenerme... yo lo entiendo. Y quiero ser una mejor persona. No estoy orgullosa de las cosas que he hecho en mi vida", contestó tristemente la modelo.

Lo cierto es que, Campbell también aprovechó esta oportunidad para disculparse. "Me responsabilizo de todo lo que he hecho y me da mucha vergüenza", dijo refiriéndose a las agresiones a sus asistentes, los golpes a sus sirvientas y a funcionarios del aeropuerto de Heathrow, etc/>. "No hay ninguna excusa para mi comportamiento".