Nazarena Vélez no encuentra consuelo

Nazarena Vélez volvió de Puerto Madryn en donde fue partícipe del entierro de su hermana Jazmín, que murió en un accidente el 9 de abril.

Con la misma cara de dolor con la que ella y su hija Bárbara habían partido hacia esa ciudad sureña hace algunos días, se las pudo ver en este regreso a Buenos Aires.

Frágil, triste y con su embarazo de cuatro meses, Nazarena se negó a dar declaraciones, por lo que las únicas palabras que se conocen de ella, tras el fatídico accidente de su hermana, son aquellas que se pudieron leer en su perfil de Facebook.: "Jaz me muero de dolor, Jaz te amo", en primera instancia. Y "Jaz ya no le temo a la muerte porque se que me vas a esperar", apenas volvió a su casa.

Del único modo que se comunicó con la prensa, fue cuando asintió con la cabeza al momento de ser consultada por el estado de su embarazo: ¿Todo marcha bien?, le preguntaron y ese gesto pudo entenderse como un sí.