Gonzalo Heredia las prefiere veteranas

Mientras miles de jóvenes a lo largo y ancho del país mueren por él, el galán de "Malparida" se dedica a las ligas mayores.
En esta bendita sociedad machista que nos tocó vivir, a nadie le sorprende que un señor mayor ande por todos lados de la mano de una novia mucho más chica. Y en la mayoría de los casos suelen ser parejas consolidadas y muy felices, como la del Turco Naim y Emilia Attías. La ex "Casi Ángeles" y actual "Jugate conmigo" (bah, "Re.creo en vos", es casi lo mismo) tiene una diferencia de 18 años con el humorista de "ShowMatch" y a pesar de que nadie apostaba por la relación, terminaron con doble y exótico casamiento en Buenos Aires y Brasil. Guauu...

Pero cuando se da el caso de que es la mujer quien tiene más edad, muchos se rasgan las vestiduras y apuntan con el dedo a la "roba cunas". Es lo que le pasa a Madonna, que a los 51 años está feliz con Jesús Luz, un modelo brasilero de 22 fibroso y morochón que tiene en la panza marcados más raviolitos de abdominales que Cristian Sancho. Y en versión tercermundista, aunque con igual glamour, Susana siempre consigue a una pareja más joven, desde Jorge "Corcho" Rodríguez al recién abandonado Damián "Popi" Popiloff. Ni hablar de Moria, que hizo del "sex toy" una filosofía de vida y el centro de innumerables personajes.

En medio de este escenario de prejuicios de género irrumpe Gonzalo Heredia, el sex symbol del momento. Con una cabellera que nunca parece del todo limpia, una actitud apática frente a la vida y la simpatía de un bulón, Gonzalito es el salvador que necesitaba Adrián Suar para las noches de El Trece. Y las chicas mueren por él: lo persiguen por Palermo, hacen horas de cola frente a Pol-ka, entran en histeria en la obra de teatro de "Valientes"...

Él, mientras tanto, ni se inmuta y se dedica a lo que realmente le gusta: las señoras mayores. No le importa que se le regalen miles de adolescentes deseosas de tocar su pelo enmantecado, a él le interesan "las mujeres con pasado". La tendencia ya se vislumbraba cuando en "Reality reality" -ese ciclo del viejo Azul TV que pocos miraban pero muchos recuerdan- cuando vivió con Edda Bustamante un histérico affaire en cámara. Heredia todavía era un pichón de galán, pero dejaba entrever que las patas de gallo lo seducían.

Ya más grande pasó por las sábanas de Fernanda Callejón, cumpliendo la fantasía ochentosa de millones de hombres del continente. Lástima que cuando la morocha era tapa de Playboy Gonzalo recién empezaba la escuela primaria.

La relación duró bastante y fue secreta, pero recién salió a la luz cuando se oficializó el romance entre él y una de las mejores amigas de la Callejón, Cecilia Roth. La ex de Fito conoció al actor de "Valientes" en los pasillos de Pol-ka y el flechazo fue instantáneo y mutuo. Mientras cada noche hacía suspirar a través de la pantalla a las televidentes como uno de los hermanos Sosa, de día se encerraba en los camarines con la Chica Almodovar para vivir un amor en vivo y en directo.

Pero algo pasó y la pasión se diluyó al terminar el programa. Este verano ya aparecieron las fotos con su compañera de elenco Marcela Kloosterboer y una vieja historia con Rocío Marengo. Ninguna de las relaciones prosperó, porque a ambas les faltaba lo que este muchacho busca: años y experiencias.

Pero la tristeza quedó atrás con el affaire que Gonzalo mantiene con Flavia Palmiero, quien tiene bastantes primaveras pero se mantiene como una de las más lindas del medio. Además, después de Franco Macri (que le dio una Ola Verde... de dólares), ella quiere carne fresca y de exportación.

Por eso desde acá celebramos este naciente amor y confiamos en que seguirá por mucho tiempo más, alimentando horas de tele y páginas de revistas. Y rogamos que Gonzalito nunca termine como otro amante de las veteranas, Reinaldo, el viudo de Adelfa devenido en travesti.