Falsos pezones ¿cuál es la ocasión?

Sirven para colocar dentro del corpiño y arrastrar miradas masculinas ¿quién se los pondría? ¿en qué momento?

Hay situaciones, y artilugios, que uno solamente imagina ver en una película. Por ejemplo, me acuerdo de que en un capítulo de Sex and the City, la zarpada de Samantha agarraba un par de pezones de goma y los insertaba entre la suave tela de su vestido y su dulce anatomía. Con esa estrategia lograba llevar de las narices a su casa a un hombre que no podía, sencillamente, no podía resistirse a mirarle los pezones. Ella estaba chocha. Cuando estaba por comenzar la acción, Samantha se sacaba los cositos de goma y los revoleaba por ahí para poder desnudarse tranquila...

No sé, por algún motivo no imagino a una chica argentina montando el mismo numerito. Es más, tengo una amiga que solamente usa los corpiños capaces de ocultar la forma de sus pezones. Creo que hay una mayoría de mujeres que sienten cierto pudor ante la posibilidad de que se marquen los pezones en la ropa.

Y los hombres, generalmente, cuando ven un pezón erguido marcando una remera, se ponen de lo más idiotas. Si hay confianza empiezan a hacer bromas pavas acerca del frío, el timbre y otras tantas figuras poco ocurrentes. Y si no miran y tratan de no mirar y todo resulta de lo más incómodo.

Por otra parte, los Beauty Nipple son muy chistosos. Parecen un timbre de bicicleta... ¿quién se atreve a usarlos?

A ver intentemos imaginar una ocasión adecuada: para salir en busca de sólo sexo, a lo mejor los cositos de goma debajo de la ropa ofrecen resultados rápidos. Para hacerle una broma a tu marido cuando cocinas fideos y te haces la tonta mientras él trata de identificar qué es eso que tenes ahí. Y perdón, pero no se me ocurre más nada.

Pregunto: ¿qué pasa si alguien te toca uno de esos pezones por encima de la ropa? ¿no se dará cuenta de que algo raro hay? ¿qué pasa si se te corre un pezón de lugar? ¿qué pasa si te tenés que sacar la ropa y no tuviste oportunidad de revolear disimuladamente los pezones? No sé, yo creo que son peligrosos...

¡Los espero en Facebook!