Una mujer se volvió adicta al sexo por un videojuego

Dice que luego de caerse mientras jugaba con la consola, la mujer desarrolló el síndrome de excitación sexual persistente.
Según publicó la revista The Daily Star, Amanda Flowers, de 24 años, estaba jugando con la Nintendo Wii, se cayó y se lastimó un nervio reproductor.

Esa lastimadura le habría provocado el "síndrome de excitación sexual persistente", una disfunción que erradica la saciedad sexual y la británica asegura que necesita mantener, al menos, diez relaciones sexuales diarias para sentirse satisfecha.

"Como no tengo cura debo intentar controlar mi pasión respirando profundamente. Espero algún día encontrar un hombre que me pueda satisfacer", confesó Flowers. ¿Tendrá quien la satisfaga?