¿Por qué Susana Giménez dejó a Popiloff?

Casi cuatro meses después de haber empezado su romance con Damián Popiloff, Susana Giménez le puso punto final a su propia telenovela.

Ocurrió cuando, tras su operación de cadera, decidió reclutarse en su chacra de Punta del Este "para descansar y meditar". A su vez, para presentarse en un juzgado de Montevideo y declarar en el juicio que le había iniciado a la revista "Caras y caretas" "por difamación", en algunas notas en las que se la involucró en los negocios "non santos" de su ex, Jorge Rama.

Fuera de esta responsabilidad legal, los días de Susana transcurrieron entre sus arreglos de jardín, el juego con sus perros, y las charlas con su asistente, Dolores Mayol, su única compañía.

Con respecto al empleado inmobiliario, que fuese su "amigovio" hasta hace algunas semanas, sus íntimos dicen: "Fue apenas un amor de verano, ya es el pasado. No encuentra al hombre de su vida, alguien que la comprenda y la serene. Él nunca fue el proyecto de una pareja definitiva, y este viaje en soledad más que un indicio es una definición", afirman.

Dicen que el adiós se habría producido de mutuo acuerdo durante una cena en Casa Cruz, y que habría sido una despedida inteligente para los dos.