Las mujeres de Nicolás Cabré

Dicen que las cosas buenas vienen en frasco chico y nuestro petit galán Nicolás Cabré honra el dicho popular. Pasen y vean el harén de Cabré.

Entre los misterios insondables de la farándula argentina -¿qué hizo Catherine Fulop para estar como jurado de un programa que se llama "Talento argentino", si ella es venezolana y no pegó un éxito? ¿cuántas horas de "Los Simpson" entran en un sábado? ¿qué es de la vida del actor de "Regalo del Cielo"?- una de las preguntas que más desvelan a los especialistas es qué demonios hace Nicolás Cabré para tener a todas las mujeres a sus pies.

No queremos pecar de envidiosos, pero la verdad es que el joven actor tiene más aspectos en contra que a favor: mide 1,60 tiene un pelo parecido a un nido de pájaros; entrevistarlo y sacarle una sonrisa es más difícil que ganar el PRODE y su desnudo frontal en la película "Yepeto" hizo llorar a sus fanáticas. Y no de alegría, precisamente.

Sin embargo, Nico viene serruchando como nadie en el ambiente y las razones nunca quedan del todo claras. El hijo predilecto de Mataderos empezó como un niño más en "La Ola está de fiesta", bailando junto a Flavia clásicos como "Pipí papá" y "Señor Semáforo". Allí la conoció a Agustina Cherri, con la que mucho después mantuvo un romance adolescente. Antes estuvo con una casi ignota Celeste Cid, que comenzaba a asomar en pantalla con "Chiquititas" y "Verano del 98" y luego terminó en los brazos de Marcela Kloosterboer sólo para culminar con una aventura con Rocío Guirao Díaz.

Sin tiempo para llorar por la soledad, el inquieto petiso conquistó a una de las chicas más lindas del medio, Florencia Torrente, hija de Araceli González. La pareja se conocía de la época de "Carola Cassini", en la que el primero actuaba y la segunda trabajaba como una suerte de asistente de su madre.

Fue un romance largo y muy comentado, con idas y vueltas y la habitual aversión del galancete a las cámaras y los noteros. De hecho, fue por esa época en la que pisó a un fotógrafo con su auto. A su favor hay que reconocer que él nunca hizo operaciones de prensa ni lucró con los chimentos y que jamás tuvo problemas laborales de ningún tipo.

De hecho, en los sets de filmación es donde más cómodo se lo puede ver al actor. Fue así que ni bien comenzaron las grabaciones de "Por amor a vos", también se iniciaron los rumores de un amor clandestino con su compañerita de elenco Soledad Fandiño. Ellos rechazaron todo, pero a las pocas semanas Flopy se fue a la Isla de Caras para sacarse las fotos que le valieron su primera portada en la revista contando que estaba tristemente separada.

Así, Cabré blanqueó con la ex de Pablo Granados y se hicieron inseparables. Cuando la novela terminó, siguió el amor... hasta que debió volver a laburar. Su pase a Telefe para el protagónico en "Botineras" pareció ser una excelente noticia para la otrora figura de El Trece. Pero la tira no funcionó de entrada y pronto comenzaron nuevos trascendidos, esta vez que lo vinculaban con Isabel Macedo.

La Macedo -que ligó a principio de año unos sopapos de Pampita por haberle robado besos Benjamín Vicuña en "Don Juan y su bella dama"- quizás no tenga la mejor reputación del mundo, pero no había razones para desconfiar... siendo tan linda, quizás la mujer más bella de la tele hoy, y midiendo 80 centímetros más que Cabré, todo ese affaire sonaba raro.

El paso de las semanas acallaron los rumores y de a poco el programa comenzó a repuntar. Ahora que está en la cima del rating, muchos pensaron que todo había sido una falsa noticia para sumar atención y espectadores a la tira del mundo del fútbol.

Hasta que, hace algunos días, Fandiño salió –en Caras, ¡dónde va a ser!- reconociendo que se peleó con Nicolás... y la ex de Facundo Arana se ríe cuando le preguntan por su compañero de elenco, ¿nuevo romance en puerta? ¿cómo hace este chico para ligar tanto? ¿qué secreto encanto oculta? O, dicho en las palabras de un célebre pensador contemporáneo... ¿qué tendrá el petiso?