"Efecto Tiger Woods": adictos al sexo quieren rehabilitarse

En Estados Unidos, el marido de Sandra Bullock ya se internó y también en el Reino Unido muchos se anotaron para "curarse".
Tiger Woods, el golfista número uno del mundo, volvió a jugar después del escándalo sexual que protagonizó, previo paso por una clínica de rehabilitación para adictos al sexo. Por el mismo camino transita ahora el ex marido de Sandra Bullock que la corneó bastante feo y... ahora todo el mundo se interna para curar su adicción al placer sexual.

Y mientras Woods vuelve al ruego del golf, expertos en el tratamiento de la adicción sexual en el Reino Unido ya hablan del "efecto Woods", que, dicen, ha sido la inspiración para que otras personas reconozcan que necesitan ayuda, según publicó la BBC.

Así, las clínicas especializadas en curar la adicción al sexo en Reino Unido aseguran que experimentaron un significativo incremento en el número de personas que buscaron ayuda, después de que el golfista Tiger Woods admitiera tener problemas.

Por ejemplo, la clínica de terapia Steven Pope, en Blackpool, Reino Unido, registró 52 personas nuevas en dos meses, en comparación a solo cuatro o cinco en los meses previos al escándalo.

"Los adictos al sexo están atreviéndose a venir a la clínica y hablar de su problema. Woods ha descendido a los infiernos y a hecho el camino de vuelta. Pero también está salvando vidas y éste es el efecto Woods", indicó Steve Pope, experto en tratamiento de adicción al sexo y dueño de la clínica en Blackpool.

Por otro lado, también aumentó el número de profesionales que buscan mayor formación en esta cuestión. El tratamiento en el Reino Unido se basa en el realizado en Estados Unidos, en el que la rehabilitación para esta adicción es un negocio consolidado.