Cura borracho y a las piñas en un velorio

A un párroco se le notaron las copas de más y, encima, en medio de un funeral, se puso violento. ¡Papelonazo!

El cura que debía oficiar en un funeral en la Iglesia de Saint-Jean de la pequeña localidad de Muret, al sur de Francia, llegó tarde. Además, estaba borracho y, como si esto fuera poco terminó a las piñas con uno de los asistentes.

Al párroco le dio positivo en un test de alcoholemia, fue detenido por los gendarmes y denunciado por la víctima que recibió el golpe.  

"Titubeaba y podía apenas hablar. Insistió en celebrar el oficio, pero nosotros nos opusimos", explica en el periódico La Depeche uno de los allegados presentes en la iglesia.

Lo quisieron detener pero el religioso se negó y reaccionó violentamente, pegándole una piña a un amigo del hijo de la difunta.

En un comunicado, el arzobispado se dice "consternado" por los hechos y pide perdón.