Infieles por venganza

Porque el otro lo hizo primero, porque se lo merece, porque da una íntima satisfacción: algunos ponen los cuernos solamente para devolverla...
Dicen que la venganza es un plato que se come frío, pero este no es el caso. Es más bien todo lo contrario, una especie de impulso imparable, una rara satisfacción... algo bastante retorcido. O esa fue mi impresión cuando Nadia me contó que vuelve y vuelve y vuelve a acostarse con un hombre por el que no siente mayor interés, solamente para disfrutar la satisfacción de ponerle los cuernos a su pareja.

La verdad es que Nadia tiene toda una colección de buenos motivos para buscar revancha. A mí mucho no me importan cuáles son, pero ella siente que es así. Sin embargo no entiendo demasiado bien en qué consiste su fascinación pegajosa por este tipo de venganza, porque en definitiva, la única que sabe es ella, su hombre no tiene la menor idea de que está recibiendo alguna clase de devolución o de castigo.

Generalmente la venganza se paladea cuando el otro (el que las hizo y ahora queremos que las pague) acusa recibo de esa venganza. Es, claro, un poco cruel, pero ese dolor que provocamos en quien creemos que lo merece no sirve de nada si el otro, justamente, no participa demostrando su dolor.

Como suelen decir, ojos que no ven, corazón que no siente. Entonces volvamos al principio: ¿qué clase de revancha es esa de poner los cuernos en venganza de alguien que ni siquiera se va a enterar de que estamos llevando a cabo nuestra venganza? No lo termino de entender. Pero Nadia me dice que se siente fantástico cuando va con su amante, se desnuda, lo desnuda, y mientras tanto piensa que su novio está en casa mirando el partido, o esperándola con la comida. Se siente poderosa. Siente que cuando vuelve arrebatada por lo que acaba de pasar y su novio le ceba un mate, por fin, se cobra tanta factura pendiente. Y él no lo sabe.

Así son, señores, los cuernos por venganza. Si alguien tiene experiencia en la materia y quiere compartir con nosotros un tip clave en la explicación de estos raros sentimientos, será bienvenido. Por lo pronto yo seguiré optando por venganzas mucho menos sutiles, venganzas en la cara, abiertas y explícitas.

¡Los espero en Facebook!