Chiche Glablung tuvo un mano a mano con Luciana Salazar

"De dónde vengo" Chiche Gelblung tuvo un mano a mano con Luciana Salazar. Dijo, entre otras cosas, que en la cama no le hace "asco a nada".

La propuesta no podía ser más excitante: "Las confesiones más picantes de Luciana Salazar". Y por si no fuera suficiente, una promesa insuperable: "Un mano a mano imperdible en el que los prejuicios quedan de lado". Se trataba de la promoción de De dónde vengo (Magazine, domingos a las 22), con Chiche Gelblung.Y vaya si "picaron" sus confesiones.

Empezó con un clásico de su infancia: su primer orgasmo a los cinco añitos ("Viendo dibujitos animados, en la cama de mamá, con las piernitas abiertas") y terminó con un rotundo: "Cuando voy con una persona a la cama, no le hago asco a nada". Asco que, sin embargo, reconoció tener por los baños ajenos (sic). Por eso es que solo acostumbra ir al propio. "En los aviones, por ejemplo, no tomo líquido para no tener que ir al baño", reveló la actriz y cantante. Tampoco comparte vasos y cubiertos. En definitiva, como admitió: "Tengo muchos problemas con la suciedad".

Pero hubo más, mucho más. Luego de pasar por otro clásico de su vida, su noche de sexo con dos hermanos brasileños ("Yo tengo historial de salir con hermanos", no aclaró si juntos o separados), recaló en su peculiar relación con su primo, que no es otro que Luis Ortega, uno de los hijos de Palito. "Mi primer beso fue con él", contó, inmediatamente antes de aclarar que tenían cinco años (la misma edad del primer orgasmo, aunque parece que fueron episodios separados). "Cuando uno es chiquitito es como un amigo", justificó la intimidad, aunque ya más difícil de explicar fue que los "besos" con Ortega Jr., según reconoció, continuaron hasta... los ¡20 añitos! "Siempre fuimos muy pasionales los dos", explicó, como si hiciera falta, aunque negó haber tenido sexo con él.

Otro tema caliente fue su relación con las mujeres, con Chiche insistiendo en si es lesbiana o no. ¿La respuesta? No. Aunque después de afirmar sucesivamente que "me copa seducir a las mujeres pero me gustan los hombres"; "tampoco diría: jamás tocaría a una mujer"; y "llegué a estar con un hombre y otra mujer, pero con ella no nos tocábamos", Chiche no terminó nada convencido.

También hubo tiempo para hablar de su gusto por los disfraces; de lo innecesario (para ella) de los consoladores; y de los atributos masculinos. Con una pregunta de Chiche reveladora, si las hay: "¿Qué es lo que más te gusta: los testículos o el miembro?". Respuesta: "Todo". "Te gusta todo el paquete". "Sí". «