"Yo sé cabalgar desde chiquita, ¡y lo hago muy bien!"

La modelo decidió ser polista y, por si quedaban dudas sobre sus condiciones, ella dijo que sabe cabalgar muy bien. El caballo feliz...
Se le podrán criticar varias cosas a Karina Jelinek, de hecho, sus apariciones en televisión dejan mucho que desear. Pero hay una faceta de la modelo que la explota y muy bien: la de emprendedora.

Ya lanzó su propia línea de carteras con éxito y ahora se le suma el polo. Sí, leyó bien, el deporte se metió de lleno en la vida de la Jelinek. De hecho, la modelo ya recibió regalos relacionados a su nuevo emprendimiento: unos amigos le obsequiaron un taco número 52, hecho a medida y con su nombre grabado.

Aunque le parezca algo extraño, la Jelinek quiere ser polista. "El regalo fue muy pensado, porque desde hace algunos días tomé una decisión importante: a partir de ahora voy a ser polista", dijo la morocha al sitio Puro Show.

Por si quedaban dudas sobre sus condiciones arriba del caballo, ella se encargó de sacar todas las dudas. "Yo sé cabalgar desde chiquita, ¡y lo hago muy bien!", cerró la modelo.