El marido de Sandra Bullock, internado

Jesse James está en tratamiento para intentar salvar su matrimonio. ¿Lo vas a perdonar, Sandra?

El matrimonio de Sandra Bullock y Jesse James no está terminado. Por lo menos para él, que se empeña en cambiar, mejorar y reconquistar a la actriz.

Tras los testimonios de cuatro mujeres que se han autodenominado sus amantes, James se internó en una clínica de rehabilitación, aunque no se hizo pública cuál es la adicción que va a tratar.

"Jesse ha ingresado por su cuenta en una institución de tratamiento para lidiar con temas personales", declaró el representante del empresario en un comunicado enviado en exclusiva a la revista People. "Se dio cuenta de que está en un momento crucial para buscar ayuda para sí mismo, su familia y para salvar su matrimonio".

El sitio de famosos TMZ confirma que el lugar de internación es Sierra Tucson, de Arizona, que se especializa en la rehabilitación de alcohólicos, drogadictos y adictos al sexo, y que el martes por la noche empezó su tratamiento con un especialista.

Por otra parte, Bullock se mudó a una mansión en Hollywood Hills. Además, a pesar de que varias publicaciones aseguraron que Sandra estaba en trámites de adoptar a sus hijastros, el representante de la actriz lo desmintió que sea así. De hecho, Chandler, de 15 años, Jesse Junior, de 12, y la pequeña Sunny, de sólo seis, siguen viviendo en casa de su padre.

¿Cómo seguirá esta historia?