Soy famoso... ¡quiero diseñar ropa!

La farándula local tiene una nueva tendencia: armar su propia marca de indumentaria. ¿Mucho curro?

Hasta hace algunos años, los negocios paralelos de los famosos en el país eran pocos: algunos conductores trabajaban en eventos empresariales de fin de año y se pagaban las vacaciones; las modelos protagonizaban videoclips de artistas nacionales y extranjeros y los galanes se presentaban en boliches del interior causando gritos e histeria. Ahora, en cambio, la farándula local tiene una nueva tendencia: ¡arma su propia marca de ropa!

La pionera en el asunto fue la actriz uruguaya más argentina después de China Zorilla, Natalia Oreiro. Para la ex Cholito la actuación siempre tuvo gusto a poco y después de probar con el canto y con mostrar los cantos, lanzó con su hermana Las Oreiros, el local de Palermo con más onda y glamour, que suele ser muy requerido a la hora de caminar por la alfombra roja de los Martín Fierro. Cuando no hay canje con Dior u Oscar de la Renta, no viene nada mal pasarse por la calle Honduras y pedir prestado un modelito.

Detrás de Nati se encolumnó, mucho antes de volverse el mediático más mediático, Ricardo Fort con su colección Fort Men, una línea de musculosas, slips pintados y jeans rotos que sólo le quedan bien a los musculosos. Quizás por este target tan estricto el emprendimiento no funcionó y la colección completa la compró en un remate Telefe para vestir a todos los titanes de 100% Lucha. Los malvados suelen decir que el chocolatero es la famosa costurerita que dio el mal paso.

Otros que se pusieron a coser y bordar –bah, que contrataron gente para que lo haga- son Nicole Neuman y Cacho Castaña. La rubia modelo dejó de lado sus peleas con su hermana Geraldine y se puso Got Abbey, que incluye modelos para nenas. Sorprendentemente no hay ropa para perros, la gran pasión de Nicole, pero nadie descarta novedades.

El cantante de "Café La Humedad", por su parte, le puso a su mujer un local en Buenos Aires y otro en Mar del Plata llamado Las Castañitas. El emprendimiento porteño cerró sus puertas a las pocas semanas, pero parece que en La Feliz las prendas de Chaco son furor.

Los dos últimos famosos en subirse a esta ola de la indumentaria de autor sorprendieron a propios y ajenos. Uno es Marley, el conductor revelación que –contra viento, marea y algunos comentarios maliciosos- coloca 3, 2, 1... ¡a jugar! entre los programas más vistos de cada jornada. Cansado de no encontrar cosas que le gustasen, Marley se puso manos a la obra y armó sus propias remeras, con una onda muy personal. Muchos estampados, colores llamativos y, por supuesto, talles para gente alta son parte de Uleg, su flamante marca.

El otro es nuestro amigo Marcelito Polino, quien dejó en buenos términos su silla en Intrusos en el Espectáculo para dedicarse a su propio y exitoso programa en América TV y a las tardes de sábado con Marcela Tauro en Radio 10. Polino le puso la firma (cuac!) a Polino Underwear, una línea de calzoncillos y boxers en la que, reveló e invirtió todos sus ahorros. Y aunque en algunas revistas salió que él mismo iba a modelar, lo cierto es que el chimentero sólo diseña y crea. Sorprendió con un gusto sobrio y elegante, inspirado en lo mejor de las prendas españolas.

¿Qué otro famoso se animará a diseñar? Karina Jelinek hace zapatos y Amalia Granata anunció que hará jeans... ¿todos sueñan con ser diseñador?

Más del Capitán Intriga:

- Las reconciliaciones que queremos ver
- Las otras cartas de Ricardo Fort
- El ataque de las siliconas asesinas