Dos parejas que hacen de parejas

"Herencia de amor" Mónica Antonópulos y Coraje Avalos se suman a la dupla de Mónica Ayos y Diego Olivera.

Ficción y realidad. Históricamente se han mezclado y mimetizado más aún cuando los protagonistas tienen la misma profesión -la actuación-, e incluso se conocieron trabajando. Actualmente, en la trama de Herencia de amor (Telefe, a las 14.30), dos parejas de la vida real comparten no sólo los estudios de grabación sino que también se relacionan en sus personajes de ficción.

La incorporación de Coraje Avalos a la tira, esta semana, lo pone al lado de su mujer, Mónica Antonópulos. Así, se suman a la otra pareja, Diego Olivera y Mónica Ayos, que llevan más tiempo en la telenovela. Los primeros están del lado de los buenos; los segundos son los grandes villanos de la historia.

Y aunque no sea el primer caso de parejas de ambos lados de la pantalla, la telenovela producida y escrita por Quique Estevanez lo hace por partida doble. De cualquier modo, la historia no arrancó con las parejas involucradas dentro de la ficción. En ambos casos, uno de sus integrantes se incorporó más tarde a la tira.

Diego Olivera está desde el inicio interpretando a Lautaro, el galán malvado que, desde que murió su padre, lucha por quedarse con la herencia que debe compartir con su hermano Pedro (Sebastián Estevanez). Y lo hace a cualquier precio, incluso matando. En ese contexto de mentiras, extorsiones y muertes, conoce a Elena (Ayos), la encargada de controlar sus cuentas, y mantienen una relación amorosa. Claro que, a diferencia de lo que ocurre en sus vidas fuera de la pantalla, sus personajes viven una pasión enfermiza y se profesan una profunda desconfianza mutua alimentada por la ambición de dinero y poder que tienen los dos. Pero ahora, la trama suma nuevas complicaciones para la pareja: mientras Lautaro se aprovecha de la amnesia de su ex novia Verónica (Luz Cipriota) para conseguir unas tierras que ella posee, Elena debe evitar que descubran su plan y, además, enfrentarse con su hermana gemela María (también interpretada por ella), a quien encerró en un neuropsiquiátrico y ahora fue encontrada por el fiscal (Miguel Habud).

¿Celos? ¿Competencias? Tratándose de profesionales, esos términos quedan descartados. "Nos apasiona lo mismo y nos interesa hacer bien el laburo", dice Coraje Avalos en relación a su mujer, Antonópulos. "Cuando actuamos nos olvidamos de que somos pareja; nos concentramos en los personajes. Charlamos mucho las escenas antes de hacerlas y lo disfrutamos".

Precisamente la historia de ella con Coraje (interpreta a Alberto, un psiquiatra), según marca el guión es menos retorcida que la de la pareja Olivera-Ayos. Antonópulos interpreta a Julia, una mujer alegre y apasionada por la cocina que llegó al pueblo de Santa Victoria para cumplir con un deseo de su esposo moribundo (Raúl Taibo), Más tarde se enamoró de Pedro, de quien espera un hijo. Pero ahora que él está preocupado por salvar a Verónica, Julia buscará consuelo en Alberto. ¿Morbo? ¿Gancho? Como sea, ser pareja fuera y dentro de la ficción parece rendir siempre. Según Coraje: "Es cómodo trabajar juntos. Justo ahora estábamos viendo una escena nuestra y nos reímos mucho".«